viernes, 15 de enero de 2010

Las comparaciones son odiosas


Por mucho que a veces cueste decirlo, sigo defendiendo la libertad de expresión. Creo que todos tenemos el mismo derecho a expresarnos libremente. Sólo pongo una condición, y es la responsabilidad, que debería ir aumentando según la posición que ocupe cada cual en nuestra sociedad. Es decir, aquellos que tienen (por el motivo que sea) la posibilidad de influir en otras personas, por estar en algún puesto de relevancia social, deberían ser al menos algo cuidadosos en lo que expresan, no por ellos mismos como individuos, sino por el efecto que podría causar en aquellos que de alguna forma puedan tomarlos como referentes de alguna clase.

Digo esto por dos declaraciones bastante escalofriantes que he escuchado o leído en referencia a la tragedia que asola Haití. Una de ellas viene desde los EEUU, país que cuenta con bastante gente "peculiar", por decirlo de alguna manera. La otra es algo más cercana:

-Pat Robertson, al parecer un famoso teleevangelista allí en los EEUU, no dudó en calificar el terremoto como un castigo divino. ¿El pecado? hace doscientos años, (sí, doscientos, no hablamos de alguna ofensa reciente al dios omnipotente y misericordioso) los haitianos decidieron pactar con el demonio, o diablo, o como quiera que se le llame, para que los liberara de los franceses. Suponemos que, a cambio, el diablo se quedaría con las almas de los haitianos que fueran muriendo desde entonces. La cuestión es que, a partir de ese momento, el pueblo de Haití está maldito. Y por aquello de los caminos inescrutables del señor dios, éste ha decidido, 200 años después, castigar a los descendientes de aquellos pecadores que hicieron tal pacto. Desde un punto de vista racional, no consigo ver donde puede estar la culpa de estas pobres gentes, por un supuesto acto que ocurrió hace dos siglos. Pero claro, por culpa de Adán y Eva la humanidad está condenada hasta el fin de los tiempos, y sólo por ejercer un poco de la curiosidad que en teoría el dios creador habría incluido en las características mentales de todo ser humano. Y por cierto, en aquel momento fue dios quien mintió a Adán. Según el Génesis 2:17: 17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás». Pero bueno, no vamos a irnos por las ramas... Sencillamente resulta increíble que alguien pueda utilizar el sufrimiento atroz de otros seres humanos para hacer publicidad de sus creencias.

-Sin embargo, el otro caso es mucho más cercano a nosotros. El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, no ha dudado en aprovechar esta misma catástrofe para "ilustrar" la situación espiritual de nuestra sociedad. Según sus palabras, "Quizá es un mal más grande el que nosotros estamos padeciendo que el que esos inocentes están sufriendo". Es difícil pensar como explicar semejante declaración. Como mínimo, es vergonzosa, no solo para los católicos, sino para los que vivimos en el mismo país y, en extensión, creo que es indigna de un ser humano que sea capaz de reconocerse en el espejo...

Por supuesto, quiero aclarar que no estoy dando a entender que estos personajes representen a todos sus "semejantes", y mucho menos a la gente de a pie que comparte creencias religiosas. Pero son personas más o menos públicas que como mínimo deberían meditar (al menos un par de segundos) sus palabras antes de soltarlas al mundo.

P.D.: Estoy viendo que el "señor" Munilla no se ha retractado de sus declaraciones. Al parecer, efectivamente forman parte de una "reflexión teológica" ante el sufrimiento de los inocentes.

3 comentarios:

  1. Un gran "intelectual" este hombre...

    salu2.

    ResponderEliminar
  2. Al parecer, las autoridades eclesiásticas le han dado un toque de atención, pero no por las declaraciones en sí (que no se han molestado ni en matizar o disculpar de alguna forma), si no para que tenga más cuidado, ya que hay gente dispuesta a utilizar cualquier cosa que pueda decir (como ya está pasando, claro... pero es que recién estrenado en el cargo, se ha quedado bien ancho el hombre) en su contra...

    En fin...

    ResponderEliminar
  3. lamentablemente nuestra sociedad esta llena de irracionales, dejo un link a un post sobre la irracionalidad y la lucha contra el misticismo

    http://www.diadelavestia.com.ar/2010/01/ayn-rand.html

    ResponderEliminar