lunes, 21 de diciembre de 2009

El significado de la Navidad



Ya hace casi un año que comencé con esta aventura del blog, y espero hacer pronto balance del mismo. Tal vez en este plazo no hayan cambiado muchas cosas, pero supongo que siempre hay motivos para el optimismo. Me habría gustado haber escrito más, pero las circunstancias no son todo los favorables que quisiera. Eso sí, intentaré seguir aquí durante mucho tiempo, con la esperanza de que al final las cosas irán a mejor.

Estaba a punto de escribir que el balance de este año no era muy positivo, por varios motivos, pero hoy me he encontrado con un estudio que habla de la celebración de la Navidad, y no puedo evitar alegrarme al menos un poco. Mejor verlo aquí en detalle.

Hay otro dato positivo, y es que crece el número de gente que se declara atea o agnóstica, así como el número de católicos no practicantes. El número de católicos practicantes sigue cayendo. Por supuesto, entre los jóvenes, el número de los que se consideran católicos practicantes cae hasta el 10%. (El único dato negativo, y posiblemente relacionado con la crisis económica, es el aumento en las creencias supersticiosas, como la astrología, brujería, etc... aunque supongo que esto es más circunstancial y más susceptible a cambios con el paso del tiempo)

Así es que, desde aquí, animo a la iglesia católica a que se mantenga en su posición medieval y siga hablando y atacando a todos los que no comparten su visión de las cosas, porque creo que nos están haciendo un gran favor al resto del mundo.

Y ya puestos, hasta podemos sacar algo positivo de esta crisis económica que muchos padecemos...

Volveré el 25 para el primer aniversario del blog... Espero que todos lo pasemos bien estos últimos días del año.

2 comentarios:

  1. Hola Luis: es bueno ver que en España están dejando cada vez más atrás las supersticiones medievales. Acá (Chile) vamos un poco atrasados, pero en base a las últimas elecciones presidenciales, parece que en la dirección correcta.

    Respecto de la caricatura, resulta curiosa la contradicción en la que caen quienes piensan que somos hechos a imagen y semejanza de Dios, y por lo tanto perfectos, y al mismo tiempo creen que es necesario cortarnos un pedazo de piel al nacer. ¿Cómo se entiende eso?

    ResponderEliminar
  2. Aunque nos falta mucho, refiriendome a los pueblos de america latina en especifico, es evidente la creciente ola de gente que prefiere pensar y replantearse las creencias inculcadadas durante la infancia y gran parte su vida de adulto, sectores claves de la sociedad aún están tomados por individuos con un arcaico pensamiento.

    Un saludo...y no se ausente tanto para el proximo año.

    ResponderEliminar