lunes, 26 de enero de 2009

Viaje de ida... ¡y vuelta!

El otro día tuve un sueño un poco caótico (en fin, como suelen ser los sueños) pero del cual saqué una idea curiosa e interesante. No voy a contar el sueño porque sería difícil de explicar, pero voy a utilizar esa idea que sí recuerdo claramente. De hecho, me pareció tan curiosa que he hecho una pequeña animación en flash...

Y es que muchas veces, aun conociendo un poco el mundo que nos rodea, no somos conscientes del todo de como es la realidad. Digo esto porque tiene relación con la idea que comentaba anteriormente. Y antes de que veáis la animación, pensemos en lo siguiente: ¿Sería posible (aunque no sea posible actualmente, pero al menos en teoría) salir de viaje fuera de la Tierra y volver a ella sin dar la vuelta a nuestro vehículo espacial? Es decir, manteniendo siempre la misma dirección.

Seguro que podemos dar con la respuesta pensando un poco en ello...

Pincha aquí para ver la animación.

2 comentarios:

  1. Gran animación Luis!
    De hecho se me ocurrió que también podría realizarse ese viaje yendo en sentido contrario al de la traslación de la Tierra.
    O uno más largo sería considerando la curvatura del Universo (aunque ese ya sería de miles de millones de años luz de recorrido...) o mediante los famosos túneles de gusano....
    En fin, muy bueno el planteamiento del problema y muy acertada tu decisión de tomar algún elemento de tu sueño para pensar acerca de él en la realidad. De hecho, si te das cuenta (al menos a mí me pasa bastante), cuando estás a punto de dormirte o a punto de despertarte, se te vienen unas ideas muy complejas acerca de cuestiones como la física o, en mi caso, la biología, pero lamentablemente, lo que parecía una idea digna de un artículo científico elaborado o una teoría revolucionaria, se desvanece cuando despertamos del todo.
    Creo que tomar nota de algunos sueños o de algunos pensamientos cuando nuestro estado de consciencia está a medio camino de la realidad y la fantasía de los sueños, sería una buena medida.
    Después de todo, muchos inventos e ideas grandiosas han surgido así en la historia de la humanidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es en la quietud de la noche cuando el cerebro deja de estar ocupado en otras muchas cuestiones que requieren más atención (sí, el día a día mantiene a nuestro cerebro muy ocupado). Entonces es cuando se dedica a recapacitar, a organizar información, y a imaginar, pensar, etc...

    A mi también me ocurre mucho, tenemos muchos pensamientos que cuando despertamos e iniciamos la jornada se nos olvidan irremediablemente. Por suerte, del sueño aquel se me quedó esa idea grabada (bueno, no era exactamente así, pero al menos no la olvidé) y la mantuve todo el día en mente. Por desgracia, la mayor parte del sueño sí que lo he olvidado, y parecía bastante interesante...

    Por cierto, si fuéramos en dirección contraria a la traslación terrestre, iríamos siguiendo la misma órbita y además cambiando de dirección continuamente, por lo que se saldría un poco del planteamiento. La idea es que nuestra nave va en línea recta, pero finalmente llega al mismo lugar del que salió. En cuanto a la otra solución, efectivamente, nos llevaría demasiado tiempo, y ni siquiera podemos saber si nos llevaría de vuelta a nuestro planeta (hablamos de distancias y tiempos enormes, casi imposible de imaginar). Como ves, la respuesta es mucho más sencilla, aunque a veces nos cuesta trabajo "situarnos" en el punto de vista adecuado (¿a que es muy evidente la respuesta una vez la has visto?).

    Un saludo.

    ResponderEliminar