sábado, 24 de enero de 2009

Como la vida misma

Pincha en la imagen para verla a tamaño completo.

7 comentarios:

  1. jaja, que buena!
    Pero lo peor de todo, y ya no sé si reírme o no, es que la situación descrita en el comic representa fielmente a la realidad de nuestras sociedades.
    Los creyentes se dan or ofendidos cuando un ateo expresa sus ideas en público, mientras que ellos se creen con la potestad de hacerlo libremente.
    Espero que ya pare todo esto de una vez por todas, que lo único que hace es recordarnos a todos la época del oscurantismo medieval liderado por la Iglesia Católica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, muy buena. Como dice el post, como la vida misma.

    Pero, Daniel... un creyente se da por ofendido, que lo haga. Pero eso de que "ellos se creen con la potestad de hacerlo libremente"? ¿Acaso no tienen derecho a expresarse ellos también?
    Tampoco es cuestión de callarlos a ellos. Para eso está la libertad de expresión.

    ResponderEliminar
  3. Claro que tienen derecho a expresarse. El problema es que no se conforman con expresarse, sino que intentan por todos los medios que los demás cambiemos nuestra forma de pensar, nuestras ideas, nuestros valores, por los suyos, que según ellos mismos, son los correctos. Y no dan pie a que sean ellos los que están equivocados. Nunca podrás razonar con un creyente para que intente pensar si es posible que lo que cree sea verdad o no. Eso es lo triste...

    Saludos y gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Claro, A lo que me refería es que si un creyente quiere imponer sus ideas y hablar de ellas de lo más normal, no debería sentirse ofendido ni querer censurar a un ateo cuando quiere hablar de sus "peligrosas" ideas.
    Por supuesto que tienen derecho a expresarse, de eso no cabe duda. Pero deberían ser equitativos y comprensivos, teniendo en cuenta que, cuando se trata de religión, todo está permitido. Al menos deberían dejar de sentirse amenazados por las ideas ateas.
    O quizás lo que sucede es que ven amenazadas sus creencias, ya que en el fondo saben que los argumentos y bases de ellas son débiles.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Una frase que leí por allí y que me llamó mucho la atención es que se debe respetar a las personas, las ideas para que sean tomadas en cuenta, deben sustentarse por sí mismas. Sabemos que la religión no se sustenta por sí misma, sino que debe ser defendida por los creyentes. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Excelente blog Luis. Tuve la suerte de tener padres que me dieron a elegir por el baustismo y demás rituales, y de tener en mi infancia a Carl Sagan con su Cosmos enseñandome las maravillas de la ciencia, el universo y la vida. Es por eso quizá que me llama poderosamente la atención la religion en todos sus aspectos.
    En este punto de mi vida, creo que las religiones son nuestras declaraciones culturales de ignorancia (sobre el antes y el después de la vida, sobre el bien y el mal, sobre la naturaleza, y sobre nuestro sentido en este mundo). Nuestra conciencia nos otorga libertad pero a la vez responsabilidad, la religión nos salva de las dos: nos dice que debemos hacer, y la responsabilidad de los sucesos no existe, entan dirigidos por dios.
    Lamentablemente parece haber una nueva ola religiosa en el mundo, aferrandose a las doctrinas mas ortodoxas, si la gente piensa que hay un dios no me molesta en absoluto pero alejarse de las verdades comprobadas por siglos de ciencia me parece excesivo y privar a las nuevas generaciones de ese conocimiento me preocupa.
    Estamos ante una expasión de la mediocracia, la religión y los dogmas lamentablemente vuelven a florecer.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por vuestros comentarios. Me gustaría saber tu nombre, anónimo, pero bueno, como ves, también hay mucha gente que comparte tu forma de ver la vida (yo también crecí disfrutando de Cosmos y Carl Sagan). Si bien es cierto que últimamente la jerarquía eclesiástica se está radicalizando y están extendiendo su presencia en los medios, muchos no creyentes, agnósticos y gente que utiliza su cerebro, también estamos empezando a movilizarnos. Como ya dije, ya estamos cansándonos de respetar las opiniones de los demás y que no se respeten las nuestras. Es la hora de hacer algo más que respetar, de hacernos oír. Y es que nosotros no buscamos "convertir" a la gente a alguna creencia absurda, tan solo pretendemos que sean las personas las que decidan por sí mismas, que piensen, que no se dejen llevar. En fin, que decidan, pero que decidan en libertad y utilizando la razón.

    Gracias, y un saludo.

    ResponderEliminar